En algunos casos, la Ley de la Segunda Oportunidad se ha convertido en un auténtico salvavidas para comenzar una nueva etapa sin cargas económicas. Es lo que le ha ocurrido a un soldado divorciado con una hija a cargo, a quien el Juzgado de lo Mercantil número uno de Valencia ha acordado la exoneración de una deuda de 50.552 euros.

La odisea financiera de este militar comenzó tras la separación con su expareja, «desesperado» para mantener a su hija -según sus abogados- y con un salario mensual de 1.239 euros, se vio obligado a recurrir a préstamos para cubrir los costos de vida y los gastos inesperados de la crianza.

«Fue una época de desesperación. Pensaba en todo momento en cómo afrontaría la situación y qué haría para llegar a fin de mes. No dormía y temía por mí y por mi hija, se te pasan muchas cosas por la cabeza. No se lo deseo a nadie», relata el afectado a ABC.

El soldado cuenta que «siempre tuve la custodia de la nena desde el principio, con todo el gasto que acarrea la paternidad: colegio, ropa, alimentación, cumpleaños y otros» y que, aproximadamente, cuando cumplió un año se quedó con la custodia completa.

https://www.abc.es/espana/comunidad-valenciana/justicia-perdona-deuda-50000-euros-soldado-divorciado-20240616120414-nt.html